Imagínate a dos niños de Uganda que están enamorados del cine de acción. Se la pasan todo el día recreando las películas que han podido ver y sorteando todas las dificultades que su país les ofrece, saltando por las acequias y apareciendo de las esquinas de las casas improvisadas de Uganda, jugando a que uno es Bruce Lee y el otro es Chuck Norris… y esa pasión infantil llega a la adultez intacta y, pese a todo, pese a la pobreza, la enfermedad y las dificultades, esos niños deciden cumplir sus sueños.

Son primos. Uno de ellos se llama Isaac Nabwana y es director y productor de Ramón Films y su primo se hace llamar Bruce U (El Bruce Lee de Uganda) y es el protagonista de muchas de las películas de Isaac. Aprendió artes marciales viendo por la tele a sus protagonistas preferidos (Chuck Norris el primero, pero también Bruce Lee, Jackie Chan, Bud Spencer (sí, así es….) pero no Vandame porque no se cree que sea un luchador serio).

Isaac ahorra para una cámara y ya tiene todo lo que necesita para grabar auténticos largometrajes de mucha acción, Made in Uganda. Todo lo que no puede darle el escenario, se hace con efectos especiales en un ordenador.  Entonces empieza su prolífica trayectoria de títulos que ya suman más de 40 y que entre ellos están:

Quién mató al Capitán Alex

The Ivory Trap

Bad Black  (en este vídeo está la película completa):…

Y un largo etcétera que ha trascendido las fronteras de Uganda.

Argumentos hilarantes… acción desmesurada, escenarios de cartón, sábanas verdes raídas por el sol que usan de croma… Ugandeses que son ninjas en medio de escenarios dignos de anuncios de ongs pero donde las risas y la ilusión lo hacen todo posible, actores que aprenden artes marciales viendo vídeos y películas, filmes con presupuestos de menos de 200 dólares, una distribución manual de las películas, actores que luchan contra enfermedades mientras graban este cine tan… ¡rompedor!

Isaac es la viva imagen de alguien que cumple un sueño pase lo que pase, demostrando que en los países tercermundistas también se sueña y también se puede dar un ejemplo de coraje y lucha… aunque esa lucha sean artes marciales aprendidas de vídeos.

De repente, uno de sus trailers, tan impactante como todo lo que hace Isaac, se convierte en un vídeo viral entre los occidentales rompiendo los esquemas de un televidente acostumbrado a ciertos protocolos cinematográficos que Isaac traspasa sin miedo y sin vergüenza… y llegan a manos de Alan Hofmanis, un productor de televisión de Nueva York que se queda impactado al ver el vídeo y, sin esperar un segundo, viaja a Uganda a conocer al genio de Ramón Films (Rrrrrraaaaaamón Films, como él mismo anuncia en sus trailers prometiendo acción al estilo ugandés con ese nombre tan español).  Isaac y Alan se conocieron y lanzaron juntos el primer Kickstarter de Uganda con la irrisoria cantidad de 160 dólares y llegando a recaudar unos 14.000. Ahora Alan es la nota exótica del cine de Isaac y están encantado de participar como actor.

Las herramientas de Isaac aparecen en su camino y los escenarios se improvisan. Sus actores nunca conocieron a Stanislavsky pero sí conocen el ébola y la corrupción de Uganda y sus películas se ven en lugares llamados video houses que son la versión ugandesa de las salas de cine, con asientos de madera o de arena (en el suelo), sábanas blancas a modo de pantallas, un techo de paja y unas enormes sonrisas blancas que relucen con la luz reflejada de las películas sobre la pantalla.

Para mí esta historia es una historia que confirma mi teoría, de que si uno sueña con hacer algo, lo único que tiene que hacer para conseguirlo… es símplemente llevarlo a cabo.  Me hubiese encantado conocer esta historia cuando escribía El sentido común no sabe remar, el libro que reivindica que hay que hacer oídos sordos a las personas que apelan al sentido común para darte el consejo de que abandones tu sueño. Este ejemplo increíble habría sido la estrella de los ejemplos reales que incluyo en el libro.

¿Qué más pruebas necesitas para darte cuenta de que en el país donde menos oportunidades podrían existir para ser director de cine, alguien esté cumpliendo precisamente ese sueño?

 

Es el momento de tirar por tierra ese miedo estúpido que te ha tenido atado a un trabajo aburrido o a una vida desalentadora porque Isaac ha venido a este planeta para recordarnos a todos que podemos realizar cualquier sueño por muy difícil que parezcan las cosas…. incluso a pesar del hambre, la pobreza, la violencia, la injusticia política… a pesar de todo eso… se puede elegir ser feliz y vivir ilusionado.

 

 

Objetivo: vivir de escribir

¿Quieres encontrar una fuente de ingresos en tu amor por las palabras? Apúntate al training gratuito “Escribe un libro con Trebolarium” donde aprenderás la esencia de cómo lograr tu sueño de vivir de escribir.
https://trebolarium.com/quiero-escribir-un-libro-con-trebolarium/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat