Quizá te parezca muy duro lo que te voy a decir y cuando yo lo escuché por primera vez, me negué a aceptarlo hasta que me dí cuenta de que era cierto: los maltratadores vienen a nuestras vidas por cómo somos. Nuestra forma de pensar y de ser es un imán para ellos. Si no, ¿cómo te explicas que algunas personas se hayan encontrado una y otra vez con maltratadores en su vida?

Siempre la más débil

Quizá tenga sentido para ti esto que te voy a decir: cuando un león quiere comerse a una gacela, no va a por la más grande, fuerte y rápida. Va a por la más débil porque sabe que es la más fácil de conseguir. 

¿A quienes atacan las personas violentas? A quienes tienen las defensas bajas: a quienes están deprimidos, a las personas que nunca levantan la voz, a las personas que son obedientes y que nunca protestan, a las personas que tienen una baja autoestima

Si fueras fuerte, no irían a por ti así que sólo es cuestión de ser fuerte. 

Rompe tus límites

¿Cómo me vuelvo fuerte? -pensarás. 

Muy sencillo: rompiendo tus propios límites, empezando a amarte a ti mismo para que nunca nadie más se acerquen los que no te aman, desobedeciendo, cuestionando los dogmas ajenos, creando tus propias normas…en definitiva DEJANDO DE SER VÍCTIMA.

No lo olvides nunca: ser víctima es una elección y por tanto se puede elegir dejar de serlo y ése es el objetivo del Proyecto Autoliberación, cinco ebooks para ser libr. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat