La Biblia en peli


El tema que elegí para el podcast de hoy me sugería cosas de la Biblia y la primera película de la que iba a hablar era “La biblia en pasta” , título de película que iba a titular este capítulo…. Pero me quedaría corta hablando de una parodia de la Biblia dirigida por Manuel Summers, el padre de David Summers, la voz de un viejo grupo ochentero que se hacía llamar Hombres G y que también cantaba canciones con cierto toque humorístico (Venezia y Devuélveme a mi chica fueron las canciones que le dieron la fama). “La Biblia en pasta” fue una película que tuvo su gracia pero muy poca repercursión, en especial internacional. Entonces he estado pensando en películas que hablan de la Biblia y, si te fijas, la lista es muy larga pero podríamos  hacer una clasificación. No soy experta en cine como bien sabes y se me van a escapar muchas películas que seguro son de mención imprescindible así que te voy a hacer  mi propia clasificación basada en todas las películas de la Biblia, tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento, que he visto hasta ahora.

Mi clasificación no es muy larga, así que no te asustes.

Yo las dividiría en:

  1. Las palcolor: son las más importantes y son las que han hecho trabajos grandilocuentes sin limitaciones de presupuesto y han dado resultados increíbles. Yo las llamo palcolor porque recuerdo vagamente la historia de que Palcolor era una tecnología revolucionaria de cine a color y fue el momento más glorioso para las megaproducciones y todas las más famosas películas bíblicas se hicieron en aquella época: Quo Vadis, Barrabás (con ese papelón de Anthony Quinn), Los diez mandamientos… Todas son de los años cincuenta y sesena y tienen una presencia única. Los diálogos son muy currados y tanto su duración como su estética son únicas. Yo diría que tienen un estilo irrepetible.
  2. Las hippies: la mayoría grabadas en los años 70 en las que se presenta un Jesucristo muy Hippie con el pelo lacio y muy alabado por respresentar esa imagen de barbudo melenudo tan admirado en aquellos tiempos y tan icono de la cultura de entonces. Ahí nace Jesucristo Superstar y también Jesús de Nazaret, mi preferida de todas las pelis de Jesús. El protagonista, Robert Powell está tan increíble en esa película que no he podido ver más películas de este actor porque era como denigrar esa imagen perfecta de Jesucristo.
  3. Las irreverentes: Dentro de este género sólo recuerdo tres y dentro de estas tres sólo una es verdaderamente irreverente. Las otras dos, yo las perdonaría si fuera Dios. La verdaderamente irreverente es La Última Tentación de Cristo, una película que fue tremendamente polémica cuando salió a la luz, que mostraba a un Jesucristo alzando un hacha y arrancándose el corazón. Su protagonista, Willem Dafoe, debió sufrir el pago de aquella mala fama, estoy convencida de ello pero después se recuperó y ha hecho cine muy interesante. Debido a su extraño rostro tan marcado, suele ser el malo de muchas películas. La última que recuerdo es haciendo de Duende Verde en Spyderman. Las dos que yo perdonaría si fuera Dios, serían la Biblia en Pasta y la Vida de Brian que no es exactamente bíblica sino que se trata de una comedia paralela cronológicamente hablando, de la vida de Jesucristo. Personalmente creo que es divertido verle un lado cómico a todo lo serio y si alguien intenta hacerme reír, yo le perdono las imprudencias. De hecho, cuando yo era activa en el mundo religioso, solía contar entre mis colegas de catequesis un grueso elenco de chistes religiosos.
  4. Los estrenos TVs: así les llamo yo a todas las películas que no pasan por la pantalla grande sino que se filman para ser televisadas. Las llamo así porque en Antena3 de hace tropocioentos años (que ya vamos para dinosaurios), emitían los viernes unas películas bajo esta distinción y a mí me encantaban. La huérfana que encuentra a su madre, la pobre que se enamora del rico, la loca obsesionada… es decir, viejas tradiciones convertidas en películas de calidad media. También con esta calidad media se hicieron algunas películas bíblicas e incluso sagas enteras contando toda la biblia.
  5. Las de efectos especiales: obviamente, Moisés cruzando el mar abierdo en dos, tenía que repetirse con la nueva tecnología digital. Muchas grandes películas del pasado a las que les fallaban los efectos especiales, las han repetido en estas últimas décadas para que disfrutemos de nuestras historias preferidas con efectos grandilocuentes. Pero, para mi gusto, el cine más reciente, se enfoca demasiado en los efectos visuales y demasiado poco en la sustancia de la historia, en el contenido, en los diálogos… ¿Has visto Postergeist la nueva? ¡Es una patata! Pues así con todo… muchos pectorales cuadrados pero también muchas lenguas de trapo.
  6. Documentales: como no podía ser de otra manera. No es que me atraigan mucho porque mis documentales preferidos son de dinero y de comida como todo lo que leo últimamente… pero hace unos días estuve viendo unos capítulos de un documental que se llama “Los secretos de la Biblia” que es fascinante y hace unos años vi uno que explicaba desde el punto de vista de la ciencia, las siete plagas de Egipto y fue emocionante. .. claro que eso no explicaba lo de la zarza llameante…. Aunque ahora que lo pienso, resulta que existe un tipo de jara que provoca incendios para matar a sus competidores. Sus semillas son ignífugas y cuando ellas tienen mucha maleza a su alrededor, sencillamente provocan una autocombustión espontánea matando a todas las demás hierbas. Impresionante ¿no?

Bueno y ahora, después de mi exposición te voy a decir por qué hablo de Biblias. Hablo de Biblias porque hay varios alimentos de los que se hablan en la biblia y vamos a hablar de uno de ellos, uno que aparece en sus primeras páginas: la manzana.

Primero te voy a compartir lo que sé de esta fruta tan simple y tan potente a la vez y luego te hablaré de todos los estudios que he encontrado sobre ella ¿de acuerdo? Con respecto a los estudios recuerda que indico la procedencia pero que en las transcripción de los podcast en Trebolarium añado los enlaces y si hay algún podcast que quieras ver y no está porque aún no he tenido tiempo de transcribirlo, me lo dices para darle prioridad.

De la manzana sé que es una fruta que me encantaba, que en mis años de comer dulce la aborrecí y que he vuelto a redescubrir cuando eliminé el azúcar de mi vida. Sé que te la recomiendan en todas las dietas del mundo y algunos dicen que es de las pocas frutas que se recomiendan tomar de postre junto con la piña y la papaya porque facilitan la digestión de los alimentos.

Sé que la fermentación de la manzana es un mundo interesantísimo y de eso saben mucho los asturianos, los gallegos y los vascos y considero que las dos fermentaciones de la manzana son interesantes, tanto la alcohólica no pasteurizada como la acética.

También sé que la pectina de la manzana es una de las fibras más valiosas de esta fruta y que nunca hay que desdeñar la pulpa tras un licuado porque es muy rica en pectina. Ante la duda de cómo usarla, te recomiendo una tortilla con la pulpa, un poco de leche de avena y salvado y eso está de muerte.

También sé que es un poco bruja la manzana. Si pones una manzana en una olla tapada con varios kakis, maduran antes y por ese mismo motivo, debes poner la manzana en un frutero aparte del resto de frutas porque, no sé qué tiene, que acelera la putrefacción del resto de frutas.

Como te digo en estos capítulos monoalimenticios (me acabo de inventar la palabra), te menciono la procedencia de los estudios pero te dejo la referencia exacta en la transcripción de Trebolarium.

Brasil: el orujo de la manzana, es decir, lo que sobra de hacer el zumo, es rico en multitud de fitonutrientes y, entre ellos, el ácido ursólico, tiene propiedades, antibacterianas, antiinflamatorias, antitumorales y antiprotozoarias.

China: aunque este estudio está enfocado en la riqueza de fenoles de los jugos de manzana en función del método de extracción, me ha parecido interesante mencionar que la manzana tiene ácido clorogénico. Quizá para algunos no tenga mucho significado ese ácido pero ¿y si os dijera las palabras mágicas “café verde”? En los años en los que estuve sobreviviendo en mi herbolario, se popularizó la comercialización del café verde en cápsulas porque aseveraba que se adelgazaba y sí, al parecer, el ácido clorogénico del café verde inhibe una enzima que tiene un papel importante en el almacenaje de grasa. Como todos los suplementos para adelgazar que están sustentados en estudios médicos, para verle algo de efecto, la perserverancia es primordial pero, ¿quién puede gastar tanto dinero durante tanto tiempo? Aquellos suplementos no servían porque tampoco servía el bolsillo de los interesados y fíjate dónde vamos a encontrar ácido clorogénico, aparte del café verde y  aparte del mate, por cierto, algo que tampoco sabe mucha gente y que resulta que es bastante más barato. Otro estudio publicado en Croacia corrobora la presencia de ácido clorogénico tanto en el orujo como en el zumo de la manzana.

Italia: desgraciadamente se corroboran nuestras sospechas de que las manzanas que comemos ahora tienen mucha menos riqueza en compuestos fenólicos que las manzanas de antes.

Francia: este estudio requiere más de una lectura pero he concluido de ésta que los compuestos fenólicos de la manzana tiene una acción antiinflamatoria.

México: estudiaron los efectos de la suplantación de manzana para mejorar la salud humana en aspectos como la obesidad y llegaron a conclusiones positivas. Concluyeron que mejora la calidad de la microbiota intestinal.

India: estuvieron midiendo las cantidades de catequina y rutina de las manzanas y concluyeron que tienen una importante actividad antioxidante.

India: para quienes os habéis estado preguntando qué efectos sobre la salud tienen los distintos compuestos fenólicos, en este estudio menciona que por lo general tienen efectos antiinflamatorio, anticáncer, preventivo de enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo II. Uno de los compuestos presentes en la manzana es el Phloretin o floretina, con una gran variedad de actividades como las actividades antioxidantes, antiinflamatorias, antimicrobianas, antialérgicas, carcinogénicas, antitrombóticas y hepatoprotectoras.

 

Mi conclusión personal es que por algo se dice eso de “más sano que una manzana”, aunque también se dice “más sano que una pera”… habrá que averiguar por qué.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.