Una guía condensada de espiritualidad básica

 

¿Puede el emprendimiento o la búsqueda de cosas materiales llevarte hacia un camino espiritual?  

No en vano, los católicos dicen eso de que los caminos del señor son inescrutables. Una de las necesidades indicadas en la escala de Maslow como imprescindibles para tener cubiertas el resto de necesidades. Pero es discutible esta visión de Maslow. Muchas veces el mismo camino de necesidad es el que lleva a la espiritualidad.
A veces es necesario perderlo todo y estar en un estado intenso de necesidad material incluso hasta para sobrevivir, para encontrarse con la verdadera dimensión divina y espiritual que de repente le da sentido a toda nuestra fatalidad y nos descubre enamorados de una visión de la vida que nos llena de esperanza y alegría incluso hasta los momentos más difíciles de esa vida.

 Ricardo Monroy es un emprendedor, bien enfocado en su camino de emprendimiento, asesor de otras empresas y desde hace mucho tiempo enfocado en su desarrollo empresarial .

Un día, o quizá tras un tras una evolución paulatina, lenta y silenciosa, como ocurre en muchas ocasiones, siente la necesidad de contactar con su lado espiritual más alejado, dada su absoluta dedicación a sus proyectos empresariales, y se autodescubre teniendo una necesidad por encontrar  otras verdades que le dieran sentido porque nos enfrascamos en una vorágine que a veces, ni siquiera elegimos, sin poder sentarnos simplemente disfrutar del paisaje.

Ese despertar espiritual le llevó a cientos de lecturas, a consumir libros, vídeos y conferencias relacionadas con todo lo espiritual y toda esta ansiosa búsqueda le llevó a escribir su libro:  “Transmuta tu ser“. 
 
En este trabajo se recoge todo lo bueno de la parte material del emprendimiento y recoge todas las grandes ideas espirituales que nos han ido acompañando de una manera silenciosa de nuestra vida, manifestándose a través de mensajes silentes y poco ruidosos  que nos han llevado poco a poco encontrar la verdadera esencia de ese Dios o deidad Universal, al  que nadie sabe ponerle nombre.
 
Cuando hablamos por primera vez  Ricardo y yo sobre su libro, los dos concluimos que es una guía para principiantes, un camino para personas que todavía no han explorado la parte mágica, misteriosa y mística con la que se viste nuestra vida desde las cosas sutiles y que nos gritan con susurros al oído que vivir siempre es algo más que sobrevivir.
 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.