¿Tu hijo engorda peligrosamente?

La obesidad infantil es una enfermedad que se está convirtiendo en epidemia en nuestro país. Los hábitos alimenticios, la correlación entre la comida y las emociones, el desconocimiento nutricional y el incremento de presencia de azúcares y harinas refinadas en los alimentos procesados, hace que los ambientes que rodean a nuestros hijos sean obesogénicos, provocando en muchos de ellos, esta enfermedad.

A largo plazo, la obesidad lleva consigo el riesgo de padecer diabetes y enfermedades cardiovasculares, problemas hormonales, deterioro óseo entre las más comunes.

Los niños obesos tienen dificultades para respirar y conforme su obesidad va aumentando, comienzan a tener más problemas para poder moverse, lo que a su vez provoca mayor obesidad.

Numerosos estudios indican, además, que la grasa abdominal, impide la presencia de enzimas que actúan en el gasto de la energía y en las alarmas del hambre y por eso a los niños obesos les cuesta tanto adelgazar.

La obligación, el enemigo de la obesidad

Los padres preocupados por que su hijo engorda cada día más, intentan aleccionar a sus hijos para que traten de adelgazar. Les obligan con dietas estrictas y visitas a los nutricionistas. La consecuencia de esto es que el niño se siente cada vez peor consigo mismo y esto se presenta en forma de pasotismo, depresión, negación ante los tratamientos, etc.

Hay otros métodos

Definitivamente hay otros métodos para animar a nuestros hijos radicalmente diferentes a los métodos tradicionales que se alinean con los deseos del propio niño y con sus inercias como niños y está muy relacionado con la buena gestión de hábitos, sin exigencias, discursos ni obligaciones sino mediante métodos más amables para el niño.

En este pequeño audiocurso, “Cómo animar a tu hijo para que adelgace”, de menos de una hora, te ofrecemos una propuesta de método para ayudar tu hijo a adelgazar. Una propuesta divertida que será aceptada de buena manera por tu hijo y que te permitirá ayudarle sin hacerle sufrir y sin llevarle al rechazo a causa de la tensión provocada por las exigencias de los adultos.

Este curso te dará ideas nuevas y te abrirá campos de experimentación alternativos con los que iniciar una nueva vía de comunicación con tu hijo para que él mismo desee adelgazar. A fin de cuentas, es algo bueno para ambos y seguro que tu hijo también lo desea porque, no lo dudes, lo que odia tu hijo es el método, no el fin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.