La abundancia entendida como fortuna o riqueza puede decidirse aunque parezca imposible. Pero no nos viene, como dice la ley de la atracción, por arte de magia o porque el universo confabule de una forma azarosa sino que está sustentada como dice Napoleón Hill en su libro “Piense y hágase rico”, por un profundo deseo constante y planificado. Un deseo constante, nos lleva a actuar para satisfacer ese deseo y una plafinicación nos lleva a avanzar, a dar pasos para lograrlo.

Un plan de acción

Si no conseguimos la abundancia, no es porque no hemos deseado lo suficiente ni porque no lo hemos pensado bien, no hemos hecho correctamente las visualizaciones… si no la logramos es porque no hemos combinado nuestro deseo con un plan de acción, tan sencillo como eso. Así que una de las razones por las que no conseguimos las cosas es porque las deseamos pero no con el compromiso firme de hacerlas realidad.

Es el paso que nos falta y a veces se trata de un paso que no sabemos llevar a cabo. ¿Cómo planificar la abundancia? ¿Cómo se piensa a lo grande? ¿Cuál es la fórmula de la prosperidad y la abundancia? ¿Cuál es la clave de una vida de abundancia?

Aprendiendo abundancia

Sólo se me ocurre una forma de aprender a generar riqueza y es escuchando y leyendo a los grandes. Por eso, en Trebolarium nos hacemos eco de todo lo que se mueve en la red con respecto a la abundancia. Y aquí os dejamos un Congreso Digital sobre la Riqueza y la Abundancia con más de 50 expertos que ofrecen conferencias en base a tres aspectos:

  1. Descubrir tu propio destino, lo que has venido a hacer en este mundo.
  2. Expandir tu potencial interior y llevarlo más allá.
  3. Vivir de lo que amas, algo que está más relacionado con la abundancia y con la riqueza que con el dinero.

Aquí te dejamos un enlace del congreso para que puedas ampliar información:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.